5 técnicas para mejorar tu fotografía de exteriores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La fotografía de exteriores es una de las disciplinas más complicadas a la hora de conseguir la mágica imagen que andamos buscando. Sobre todo, y entre otros factores, porque no tenemos el control sobre las variables que afectarán a nuestra obra. Nos referimos a la iluminación, los movimientos inesperados, el fondo incierto, etc. Aún más, si la fotografía de exteriores se va a centrar en la captación de la belleza paisajística de la naturaleza, en donde no buscamos retratar un objeto, sino crear una postal. Sin embargo, una vez se consigue esa foto tan deseada, el resultado se nos antoja mucho más gratificante y compensador que cualquier sesión de fotos en un estudio indoors. Hoy en MH Eventos, un ecoresort ideal para sesiones de fotografía en la naturaleza en la Sierra de Madrid, te presentamos algunas sencillas técnicas para que consigas unas magníficas fotos de exteriores en la naturaleza.

Fotografía de exteriores
Pinares de los Belgas en Rascafría

1. Busca el contraste entre luces y sombras

La iluminación es, junto con el color, uno de los factores primordiales que marcarán la diferencia entre obtener una imagen de calidad o una foto cualquiera sin más. En escenarios en la naturaleza, obtener justamente la luz que estás buscando es bastante complicado. Incluso aunque hagas uso de focos o reflectantes auxiliares. Por ello, es indispensable que estudies el decorado de exteriores a distintas horas. Y que captes el momento en el que se dé ese contraste perfecto entre luces y sombras, que hará de tu fotografía de exteriores una auténtica obra de arte. Pero no sólo eso, esa mezcla entre luz y oscuridad podrá otorgar cierto misterio a tu imagen, sobre todo si la toma se hace a últimas horas del día. Otra ventaja más de captar ese contraste lumínico es la profundidad con la que se cargará tu fotografía, creando incluso una sensación de distintas capas que se van superponiendo hasta alcanzar el horizonte.

Autor: Jesús M. García. Fuente: National Geographic.

2. Siente la armonía entre los colores

Nos referimos a esa sintonía que pueden llegar a crear los colores cuando se mezclan, incluso aunque sean tonalidades totalmente opuestas. Si estás tratando de crear una fotografía de exteriores en la naturaleza que verdaderamente emocione al público, párate y analiza el color que te brinda el paisaje elegido. Encuentra ese colorido armónico si deseas expresar una sensación de calma y templanza. Rompe esa armonía buscando un color totalmente opuesto y convirtiéndolo en el eje principal de tu imagen si lo que pretendes es producir un impacto, una sorpresa, un elemento destacado. Como ejemplo, te traemos esta maravillosa foto finalista de National Geographic de Jesús M. García.

Fotografía de exteriores
Pinares en las cercanías del Puerto de Navacerrada

3. No descartes el teleobjetivo para tu fotografía de exteriores

Aunque aconsejemos siempre el gran angular para captar la grandeza de los paisajes naturales, no debemos descartar el teleobjetivo para ocasiones puntuales. Como sabes, el gran angular capta los objetos lejanos de manera similar, aunque estén a distancias dispares. Es decir, no repara tanto en el detalle como sí lo hace en el conjunto. Sin embargo, con el teleobjetivo tendrás la oportunidad de “aislar” el objeto que desees, destacándolo sobre el fondo, si esa es tu intención. Es como si estuvieras jugando con el zoom o acercándote tú mismo para darle protagonismo a ese árbol o esas flores, por ejemplo. Algo que no podrías conseguir con el gran angular. O al menos no obtendrías una silueta tan nítida del objeto a destacar.

fotografía de exteriores
Laguna de los Pájaros

4. Pero dale prioridad a las lentes de gran angular

Como acabamos de comentar, lo ideal para fotografiar paisajes en la naturaleza son las lentes de gran angular. Ya que lo más probable es que tu pretensión sea la de captar imágenes de la naturaleza en toda su inmensidad, no reparando en pequeños detalles sin importancia, y que pueden distraer la atención del público. Puntualizamos que estos detalles a los que acabamos de referirnos no tienen nada que ver con la eventual intención de querer destacar algún elemento sobre el fondo del paisaje, como comentábamos en el epígrafe anterior. Resumiendo, coloca bien el trípode, coge tu cámara, abre bien los ojos y piensa de manera global. Abarca toda la inmensidad que puedas de esa postal que tienes frente a ti. Revisa que la apertura, el ISO y la velocidad de obturación sean las adecuadas para tu objetivo final, y consigue la mejor fotografía de exteriores en la naturaleza.

fotografía de exteriores
Arroyo Sestil

5. Prueba todas las perspectivas posibles

La perspectiva es un elemento de composición muy destacable, en el que en muchas ocasiones ni siquiera reparamos. Sin embargo, las distintas opciones que nos ofrece la perspectiva fotográfica pueden hacer que una simple foto se convierta en una imagen espectacular. Os recomendamos este interesante post que profundiza en este aspecto de la fotografía de exteriores. Nuestro consejo es que, una vez elegido el espacio que deseas captar con tu objetivo, realices distintas tomas cambiando la perspectiva en la medida de tus posibilidades. No nos causará la misma impresión un paisaje plagado de árboles, que esa misma imagen tomada desde una perspectiva lineal en la que esos mismos arboles formarán una perfecta y ordenada hilera.